lunes, 31 de agosto de 2009

JOSÉ CUBERO "YIYO". EL PRINCIPE DEL TOREO


Ayer 30 de agosto se cumplían veinticuatro años de la tragedia de Colmenar Viejo.


De nuevo, la fiesta volvía a vestirse de luto apenas un año después de la vivida en la plaza de toros de Pozoblanco, Cuando Paquirri caía mortalmente herido por las astas de Avispado. Tuvo que ser José Cubero "Yiyo" quien pusiera fin a la vida del toro asesino, y tuvo que ser éste joven Príncipe del Toreo, el que dejara un año más tarde su vida en la madrileña plaza de Colmenar Viejo, al ser empitonado por el toro Burlero, partiéndole su joven corazón de 21 años.

Esa es la grandeza de la Fiesta, la grandeza que se empeñan algunos en querer destruir, y no tienen la menor idea para comprender, que aquí se muere de verdad.
BELMEZ TAURINO, rinde homenaje a quien iba a destacarse como una auténtica figura del toreo, ya lo era cuando encontró la muerte aquel 30 de agosto de 1985, en una corrida de toros en la que sin estar anunciado, no dudó en sustituir A Curro Romero para lidiar un encierro de marcos Núñez, junto al Maestro Antoñete y José Luis Palomar.

Tras realizar una gran faena al sexto de la tarde, al entrar a matar al segundo intento dejó una estocada en todo lo alto, y el animal lo prendió por el costado levantándolo en vilo, destrozándole el corazón y cayendo muerto el torero al instante.

José Cubero "Yiyo", nació en Burdeos (Francia), el 16 de abril de 1964, aventajado alumno de la Escuela Nacional de Tauromaquia, de Madrid; aquella donde los jóvenes aspirantes que empiezan con la misma ilusión del malogrado diestro, ven colgada de sus paredes esa famosa frase que dice: Llegar a ser figura del toreo es un milagro; el toro te puede quitar la vida, la gloria jamás.
Toma la alternativa en Burgos, el 30 de junio de 1981, de manos de Ángel Teruel, quien le cedió el toro Comadrejo, de la ganadería de Joaquín Buendía, actuando de testigo José Mª. Manzanares. Confirmó en Madrid en San Isidro de 1982, el 27 de mayo; en esta ocasión fue el testigo de la alternativa el que le cediera los trastos, en presencia del trianero Emilio Muñoz. Bohemio, fue el toro de la ceremonia, de la ganadería de Félix Cameno.

"Yiyo" a pesar de su corta edad, tenía muy claro en la vida lo que quería ser, como lo demuestra la frase recogida al torero del barrio de Canillejas: "YO QUIERO SER EL TORERO DE MADRID, NO TORERO DE MADRID".

11 comentarios:

Cristina dijo...

Gracias, por acordaros de él. En estos días y después de 24 años!
Un cordial saludo
Cristina Marín

Anónimo dijo...

fue un gran torero madrileno fue el mejor de todos los tiempos mejor que paquirri

Anónimo dijo...

Si ya era entonces un gran torero. si la mala fortuna no se lo hubiera llevado, imaginaros donde hubiera podido llegar. Que Dios te tenga a su vera Jose Cubero EL YIYO

Anónimo dijo...

Yo tenia por aquel entonces 15 años y hasta el día de hoy sigo acordantome de mi gran principe el Yiyo, no ha nacido toreto como él, bohemio, en su sitio y con esa maestria que es imposible en un joven de 21 años, una verdadera lástima que tan gran estrella se apagara tan pronto y más lástima que no se le hagan más homenajes y más páginas

Marta dijo...

Era muy valiente y muy guapo, fue una lástima que lo matara un toro tan joven hoy sería una gran figura. yo tenía por aquel entonces 12 años y me sorprendio tanto su cogida, que odio los toros y todo lo relacionado a este mundo desde entonces

patricia dijo...

cuando murio "yiyo";apenas yo contaba con 13años,pero mi gran amistad con el y con gran parte de su familia,en especial,su hermano juan;me hundio en una gran tristeza..26 años despues, me sigo acordando todos los dias de el y lamentando tan terrible percance..espero jose que en donde estes,estes muy bien y por favor,esperanos con tu grande y bonita sonrisa..¡alli,nos encontraremos toda tu familia y amigos-as que te seguimos queriendo y recordando,aun "mas que nunca"!...mencionar un "sentido"y "profundo",homenaje para los brillantes hombres "de plata",manuel montoliu y ramon soto vargas...siempre en mi corazon y en mi memoria...besos...patricia-malaga

Anónimo dijo...

Magnífico torero que se nos fue prematuramente. Toreaba al natural como los ángeles. Una pena, pero es el tributo que la Fiesta se cobra de vez en cuando. No te olvidamos, Yiyo.

fiolpi dijo...

un gran torero y seguirá siendo parte de mi vida pues era mi ídolo me encantaba como toreaba, lo guapo que era, y en ese año a primeros de septiembre venia a mi ciudad, yo estaba contando los días faltaban 4 o 5 días, cuando en aquella tardé de agosto ese toro llamado burlero me arrebató la posibilidad de conocerlo. siempre lo recordaré,

Anónimo dijo...

yo tuve la suerte de conocerlo en benidorn muy guopa y un gran torero Dios lo tenga en su glaria fue una lastima que nos degara tan jove una amiradora

Hugo Ortega dijo...

Estaba en casa cuando lo vi por la tele, todo fue tan de prisa que no se podía avizorar que esa tarde terminaría en tragedia con la muerte de un mozalbete, valiente y brillante como sabía torear El Yiyo, un ángel de luces que no temía a nada y fue de frente siempre a un toro que parecía no llevaba veneno en sus cuernos

Hugo Ortega dijo...

He visto caer a varios toros y toreros, ambos siempre en la arena que los vio brillar y apagarse frente a un público que reclamaba espectáculo, pero una vez más al igual que Paquirri vi extinguirse la vida de una joven promesa del toreo. que Dios te tenga en su gloria Yiyo. un amigo con quien empezaste tus primeros muletazos.

Publicar un comentario